lunes, 10 de mayo de 2010

Pequeña crónica del día de hoy

Soy idealista y pienso que el sistema democrático funciona en mi caso. Quiero creer que funciona. En especial cuando te enfrentas a una mafia que no tiene miedo de inventarse y/o fraguar documentos para beneficiarse y perjudicarte.

El sistema no es perfecto, en especial cuando te encuentras a un par de imbéciles que lejos de tener una actitud tolerable y comprensiva con los usuarios se la dan de bacanes y porque tienen la sartén en la mano pueden tratar a uno de ignorante.

A primera hora de la mañana me dirijí a la Corte Superios a seguir un expediente. Pese a la atencion amable que me dan me informan que dicho expediente lo han pasado al local que queda en el Hotel Alexander en la Venezuela. Tomar un taxi me sale 3,50 nuevos soles... decido ir a pie y probar mi resistencia.

Al llegar a dicho edificio tuve que subir a la tercera planta, oficina de lectura de archivos... Me dicen que si no estoy notificado no me pueden dejar ver el expediente, en donde estan mis nombres y apellidos en un documento en donde elegimos un apoderado en mi familia. Al final me dejaron revisar las más de 500 páginas. Si, más de 500, puesto que en este país aun hay sinverguenzas que se inventan documentos y no tienen miedo de apersonarse al proceso judicial con la intención de que los "suspendan indefinidamente". Lo bueno es que dicho expediente ya está por sentenciar y las personas que se han atrevido a manchar dicho expediente no saben lo que les espera (digamos que a SUNAT le encantaría leer dichos documentos).

Aprovechando la cercanía con el local del poder judicial que queda frente a la morgue me dirigí, no me acordaba bien del expediente en el que estoy involucrado, como querellado, al fin llego a dicho local, en el X-ésimo Juzgado liquidador correspondiente, cansado, sudoroso y algo estresado por leer casi al menos 100 de las 500 páginas que mencioné.

El día hubiera sido bueno si no fuera por el primer imbécil del día; debido a mi apuro no pude cargar los datos de mi expediente ni el/la especialista asi que decidí hacer una búsqueda heurística esperando la buena fe de los trabajadores. Sin embargo este hombre justificándose en lo duro que es trabajar en su oficina (diz que reciben todas los expedientes de todos los juzgados para que los sentencien) rebuzna un inolvidable frase "¿Sabe usted leer? el horario de atención es de 8 a 10 de la mañana". Una total ofensa para el que escribe.

Ser amable no significa rebuznar calmadamente, eso es ser conchudo. Insinuar que una persona con formación superior y que puede aspirar a tener un beca en la nasa, en marte o en cualquier mundo paralelo no lo hace inteligente, ni irónico en el sentido de la palabra. Se ha ganado el apelativo de imbécil por no saber responder, por no saber ponerse en el pellejo de otra persona y por trabajar para uns sistema que aparentemente no funciona... no desearía que se ponga en mi piel, no creo que sus neuronas estén preparadas para casos complejos como los que estoy manejando.

Debí haber sido abogado o boxeador... de una u otra manera lo hubiera callado.

Obviamente me merecía mi jalón de orejas por no acordarme de los nombres de los especialistas, pero a que pretendan hacerse el gracioso conmigo, no.

Después de darle una exposición oral al especialista encargado, que no, que no sabemos si hay peritos en informática en el Poder Judicial dicen, hago alcance de mis preocupaciones. ¿Lo que nos dice usted esta en el expediente? me dicen... casi, casi le pongo un apelativo pero sencillamente recordé lo que me dijeron unos policías: Ese ya es problema del Poder Judicial.

Antes de irme el primer imbécil del día me rebuzna unas cuantas cosas más. Al final, ya su aspecto calmado me daba cuenta de que aparte de imbécil es un caradura. Le dije "No es cuestión de lavarse las manos".

Ese tipo de personas me hacen perder la esperanza en el sistema. Tienen a idiotas y/o burros atendiendo a las personas. Que la jueza tenga tiempo sólo de 8 a 9 de la mañana, según el rebuzante, para sólo atender al público entra en contradicción con el letrerito que dice de 8:15 a 9:15 am...

Bajando a Archivos del Poder Judicial pude reunir la información que necesitaba... ahora a preparar todo lo que debo hacer. Se me ocurre la grandiosa idea de tomar una combi a Cayma puesto que tenía que bajar por la calle Ayacucho para poder ir a Registros Públicos a ver otro documento más. Tuve el fatal error de sentarme al fondo. Las combis que van a Cayma y que van por el Seguro Social en la hora punta, 1pm, son auténticas latas de conserva.

Pese a que no había espacio en la combi la cobradoras seguía metiendo pasajeros.... yo gritaba BAJA, BAJA y no me oía la rebuznante. Tuve que romper la famosa regla que nos enseñaron en Educación Vial que dice "no saques los brazos y la cabeza por las ventanas de los automóviles" y gritarle desde la ventanilla con el rebuzno respectivo "no se escucha, grite más fuerte", claro, ante los reclamos de algunos pasajeros se comportó como la dueña del espacio y no temió mandar al diablo a los quejosos.

Estar en esa combi fue el drama. La placa es la RH-4474... Las combis más vacías son las que van por Salaverry. Calcula cuál combi te puede hacer el viaje más placentero.

Taxi, ni pensarlo, pagar 3,50 nuevos soles por recorrer 10 cuadras arequipeñas no vale la pena. Igual llego en combi o coaster...

No hay comentarios:

Buscar:

Se ha producido un error en este gadget.