martes, 27 de octubre de 2009

Pena de muerte para los trabajadores públicos

Es evidente que hasta los cristianos más acérrimos, como aquellos que lograron que el TC ordene que el Ministerio de Salud no entregue más la Píldora del Día Siguiente por razones netamente absurdas, desconocen todo lo que dice la biblia o la conocen y la ignoran de forma antojadiza.

Todo eso en defensa de la vida, dicen, amparados en la biblia y en un ser sobrenatural que en las páginas sagradas ordena matar pueblos enteros, mujeres, niños y ancianos, y que en su segunda parte dice amar a todos los seres humanos. Gracias por abrirnos más los ojos, Ala Sin Componenda.

Ahora que el Gobierno ha decretado de que las mesas de partes de las instituciones públicas atiendan sábados y domingos, y revisamos las sagradas escrituras vemos que esos desafortunados trabajadores estan siendo condenados a morir según la palabra de Dios gracias a la decisión del Gobierno, el de la escopeta con dos cañones, el que nos pone muchas veces unos contra otros gracias a sus congresistas en el Poder Legislativo y se inclina a la decisión mas benéfica por el Poder Ejecutivo, dejando al Poder Judicial tapando sus cochinaditas y errores.

Ojalá esta ONG Alas de Lucha Contra la Corrupción ponga el grito en el cielo, se rasge las vestiduras y rece miles de aves marias y padres nuestros (padrastro mío no reconocido por mi) no nos lanzé las plagas de Egipto y que el rector honorífico no deba enviar un Ángel para hacer cumplir a cabalidad la palabra de Dios.

Pues no hay que ser culto ni anticristiano para entender lo que quiero transmitir. Pero hay mucho más de lo que puedo mencionar en un solo post:

"Trabajen durante seis días, pero el séptimo día, el Sábado, será para ustedes un día de reposo consagrado al Señor. Quien haga algún trabajo en él será condenado a muerte."
Éxodo 35:2

Bien, espremos con fé y devoción a que la ONG mencionada presente una demanda en el Tribunal Constitucional para salvar el alma de decena de miles de trabajadores públicos no concebidos, condenados a arder en el infierno (aunque ahora dicen que el infierno es de hielo)...

Después de todo, los ateos tenemos ciertas ventajas. Y tenemos mas adeptos.

Que Saramago los bendiga. Y cuiden que sus vidas no dependan de fundamentalistas...

No hay comentarios:

Buscar:

Se ha producido un error en este gadget.